Archivo de la categoría: ancianos

spec_dementia_care_3_630_260_c1

Sala Snoelzelen en la Residencia Geriátrica El Paular

En la Residencia Geriátrica El Paular estamos de enhorabuena, el proyecto de implantar una sala Snoelzelen para residentes con demencia o alzheimer es ya hoy una realidad.

Los entornos SNOEZELEN ofrecen una multitud de experiencias sensoriales, como las que se citan a continuación:

- Efectos de luz (Ej. tubos de burbujas, fibras ópticas, etc.)

- Variedad de sonidos

- Aromas estimulantes

- Experiencias táctiles

- Masaje y vibración

- Diferentes y numerosas actividades

- Oportunidades para fomentar la interacción y la participación

IMG_3720IMG_3721 IMG_3725IMG_3723

IMG_3724unnamed

IMG_3722

El  objetivo  principal de esta sala es: La mejora de la calidad de vida de los usuarios en general, retrasando procesos de empeoramiento de las capacidades  cognitivas y  estimulando  multisensorialmente en un ambiente relajado y positivo.

Es importante realizar estas sesiones de manera individualizada para conseguir el máximo efecto en el usuario y que la experiencia le dote de confianza y relajación evitando a toda costa cualquier estímulo negativo para él. Ya que cada persona es diferente y se encuentra afectada de manera distinta.

En cuanto a los beneficios para los usuarios  podemos citar muchos de ellos como:  la mejora de la psicomotricidad  fina, estimulación del sentido del olfato, vista, tacto, lenguaje, oído, coordinación, todo esto lleva al bienestar del usuario. La relajación que se experimenta y la reactivación de conexiones en el cerebro, favorece la integración con el grupo, las capacidades de conducta y emocionales.

Os iremos contando con ilusión nuestro trabajo en este ámbito.

Mónica Sellés Rodríguez

 (T.A.S.O.C Residencia Geriátrica El Paular S.L)

 

rl01

Reflejos…

Queremos compartir con vosotros la serie de fotos de Tom Hussey “Reflejos”, donde retrata a personas mayores que reflejan su yo más joven en el espejo. Esta  trabajo, maravillosamente hecho,  nos invita a pensar sobre el paso del tiempo y como vivimos nuestra vida.rl01 rl02 rl03 rl04 rl05 rl06 rl07 rl08 rl09 rl10

 

via http://fstoppers.com/

Coraje para expresar lo que sentimos, tiempo para los nuestros.

Seguimos con Bronnie Ware, la enfermera que ha acompañado a cientos de personas durante las últimas semanas de sus vidas ,  según su experiencia dos de las cosas que más se lamentan los seres humanos es de haber trabajado mucho y de no haber tenido coraje para expresar sus sentimientos.
Ojalá no hubiese trabajado tanto.

Según la enfermera, este comentario se lo repitieron la mayoría de los hombres a los que asistió. Se arrepentían de no haber dedicado más tiempo a su pareja y a sus hijos cuando eran pequeños.
Ojalá hubiese tenido el coraje de expresar mis sentimientos.
Muchas personas esconden sus sentimientos para evitar conflictos con los demás. El resultado es que se conforman con una existencia mediocre.
No podemos controlar las reacciones de los demás. Y, aunque al principio otra persona se moleste cuando somos honestos, eso hace que una relación crezca. O que se acabe una relación que no era saludable. En ambos casos, todo el mundo sale ganando.
¡Feliz martes desde El Paular!

Lo importante

Hoy queremos contar la experiencia de Bronnie Ware, una enfermera australiana, especialista en cuidados paliativos, que ha acompañado a cientos de personas durante las últimas semanas de sus vidas.
Bronnie cuenta su experiencia y confiesa que “casi todas las personas expresan los mismos remordimientos antes de morir”. Uno de los  más habituales es el siguiente:
Ojalá hubiese tenido el coraje de vivir la vida que yo quería y no la que los demás esperaban de mí. 
Cuando somos conscientes de que nuestra vida se está terminando, miramos hacia atrás y vemos todos los sueños que no hemos realizado. Mucha gente no se atreve a perseguir sus sueños y muere sabiendo que ellos son los responsables de las decisiones que los impidieron.
No somos conscientes de la libertad que tenemos por el mero hecho de estar sanos. Cuando llega la enfermedad, ya es demasiado tarde.
Perseguir los sueños y luchar por ellos es una tarea que no debemos dejar relegada nunca. 
Feliz martes desde El Paular.

El fútbol, la terapia de reminiscencia y el alzheimer

Hoy nos hemos encontrado con este interesante artículo en el periódico La Vanguardia, se trata de un proyecto piloto impulsado por el Instituto de Envejecimiento de la UAB y la Federación Española de Asociaciones de Futbolistas de Veteranos , en el que participan exjugadores y aficionados mayores con deterioro cognitivo.

El proyecto Memoria del Fútbol arrancó en 2008 en Escocia, con resultados muy positivos. Es España se va a realizar una primera experiencia piloto en Barcelona, Bilbao y Valencia, utilizándo para ello la terapia de la reminiscencia.

Esta terapia se basa en contenidos de fútbol y se trabaja con fotos, vídeos u objetos que “sirven para estimular buenos recuerdos de tiempos pasados y compartidos, mejorando así la autoestima, promoviendo la identidad individual y colectiva y, en definitiva, mejorando el estado de ánimo y creando un espacio de bienestar compartido” entre personas que sufren una misma situación pero que “también comparten un pasado lleno de buenos recuerdos”.

Interesante,  ¿verdad?,  a nosotros sí nos lo parece, os dejamos el enlace a la noticia completa.



http://bit.ly/123FP6M


Manzanilla, miel, aloe vera,…remedios de siempre y plantas medicinales.

    En honor a Federico, al que le encantan estos temas, cada cierto tiempo hablamos de plantas y frutos que tienen poder curativo y que utilizamos para poner remedio a determinados males comunes. Compartimos y difundimos los remedios naturales de los mayores de la Residencia El Paular.


- Aloe Vera: se utiliza para quemaduras, aliviando el dolor, disminuyendo la inflamación, previniendo la ulceración y acelerando la cicatrización; también para traumatismos y cortes, aliviando rápidamente el dolor en golpes, luxaciones, esguinces, dolores musculares, reumáticos y artríticos; en picores por cualquier causa: intoxicación por alimentos o medicinas, varicela, sarampión, picaduras de insectos o medusas; acné, psoriasis, úlceras en las piernas; quita las manchas de la piel; etc.                                           

Según nos dice Federico, lo podemos encontrar en los jardines de la Residencia.

- Manzanilla: se toma frecuentemente en té, teniendo un agradable sabor y se puede beber de tres a cuatro veces al día entre las comidas. Se utiliza para afecciones hepáticas, excesos alimenticios, facilita la expulsión de gases, ayuda calmando los dolores articulares, actúa sobre el nerviosismo, especialmente si afecta al aparato digestivo (nervios al estómago), reduce las reacciones alérgicas y cicatrices en la piel, mejora los síntomas físicos de la depresión, dolor en la menstruación, actúa en dolores de cabeza causados por tensión e insomnio y baja la fiebre.


Nuestros residentes la toman en infusión casi todas las tardes o más frecuentemente cuando se encuentran algo indispuestos.



- Valeriana: Se utiliza en estados de nerviosismo, insomnio, ansiedad, depresión, estrés, vértigos, asma nerviosa, histeria, espasmos, palpitaciones causadas por estados de ansiedad, agotamiento intelectual, agotamiento nervioso, irritabilidad, migrañas y jaquecas. También en trastornos cardíacos o digestivos de origen nervioso. Se dice que esta planta es la más importante de todas las que poseen propiedades sedantes del sistema nervioso, de los órganos digestivos y de otros que son regulados por el sistema neurovegetativo.


La toman en la residencia cuando están algo nerviosos o no pueden dormir bien y quieren algo natural.

  …….Y así podríamos continuar, con multitud de plantas medicinales, pero ellos también tienen algo que decir con respecto a este tema. Y es que los remedios caseros son los de toda la vida…

  Cuando nos levantamos con los ojos irritados o con muchas legañas los lavamos con un poco de manzanilla tibia.


  Si nos pica una avispa nos tenemos que poner un poco de barro o frotar la picadura con amoniaco.


  En estos días de exceso bebemos un poco más de la cuenta y nuestros residentes recomiendan tomar un café bien amargo u oler amoniaco para que se nos pase la resaca.


  También solemos comer mucho, así que debemos tomar sal de fruta, bicarbonato con limón o cualquiera de las siguientes infusiones: manzanilla, poleo, anís estrellado…


  Si hemos pasado mala noche y nos falta energía, lo más adecuado es un café bien cargadito.


  Cuando estamos nerviosos por algo tenemos que tomar una o dos pastillas de valeriana o una infusión de tila o valeriana, que también está en té.


  Que nos hemos resfriado, pues lo mejor es beber un vaso de leche con miel antes de acostarnos o hacer vahos de eucalipto o menta si no podemos respirar.

  Si lo que tenemos es mucha tos, las pastillas “Juanola” o el regaliz son buenos aliados; también la calma una cebolla partida en la habitación mientras dormimos.


Estos son los remedios y los consejos de los residentes de El Paular :) )


El menú de fin de año elaborado por nuestros residentes.

Menú fin de año

Como estamos navidades, hemos querido hacer un menú especial para la última noche del año y así poder entrar en el 2013 con muy buen pie.

Entrantes:

ì  Entremeses: jamón, lomo, salchichón y chorizo

ì  Salmón, mojama y hueva con tomate rallado

ì  Gambas y langostinos

1er plato:

ì  Coctel de gambas con salsa rosa

ì  Ensalada especial (apio, tomate, huevo duro, lechuga, escarola…)

2º plato:

ì  Cordero al horno con patatas o dorada a la sal (para que se pueda elegir entre carne o pescado)

Postre:

ì  Piña o melocotón en almíbar y dulces navideños (turrón, mantecados, polvorones, etc.).

A las 00.00h por supuesto, las doce uvas de la suerte y una copita de sidra o cava, según la preferencia de cada uno para brindar por la entrada del nuevo año.

         Menú elaborado por María D., Federico, María R., Josefina, Enriqueta, María F., Rosario B., Rosario S., Laura, Pepita R., Lucía S., Rosa y Josefa A.

Cuentos para pensar

Todas nuestras sesiones suelen empezar con un cuento, una historia o un relato para pensar. De entre todas las que hemos leído este año he mos seleccionado una que siempre solemos leer en más de una ocasión, pues siempre nos gusta comprobar como nuestros mayores siguen teniendo ganas de vivir…

        

“Las ranitas en la nata”

(Jorge Bucay)

Había una vez dos ranas que cayeron en  un recipiente de nata.

Inmediatamente se dieron cuenta de que se hundían: era imposible nadar o flotar demasiado tiempo en esa masa espesa como arenas movedizas. Al principio, las dos ranas patalearon en la nata para llegar al borde del recipiente. Pero era inútil; sólo conseguían chapotear en el mismo lugar y hundirse. Sentían que cada vez era más difícil salir a la superficie y respirar.

Una de ellas dijo en voz alta: - “No puedo más. Es imposible salir de aquí. En esta materia no se puede nadar. Ya que voy a morir, no veo por qué prolongar este sufrimiento. No entiendo qué sentido tiene morir agotada por un esfuerzo estéril”.

Dicho esto, dejó de patalear y se hundió con rapidez, siendo literalmente tragada por el espeso líquido blanco.

La otra rana, más persistente o quizás más tozuda se dijo: - “¡No hay manera! Nada se puede hacer para avanzar en esta cosa. Sin embargo, aunque se acerque la muerte, prefiero luchar hasta mí último aliento. No quiero morir ni un segundo antes de que llegue mi hora”.

Siguió pataleando y chapoteando siempre en el mismo lugar, sin avanzar ni un centímetro, durante horas y horas.

Y de pronto, de tanto patalear y batir las ancas, agitar y patalear, la nata se convirtió en mantequilla.

Sorprendida, la rana dio un salto y, patinando, llegó hasta el borde del recipiente. Desde allí, pudo regresar a casa croando alegremente.

         ¿Qué haríais en esta situación…rendirse o seguir luchando…?