Archivo de la categoría: dependencia

spec_dementia_care_3_630_260_c1

Sala Snoelzelen en la Residencia Geriátrica El Paular

En la Residencia Geriátrica El Paular estamos de enhorabuena, el proyecto de implantar una sala Snoelzelen para residentes con demencia o alzheimer es ya hoy una realidad.

Los entornos SNOEZELEN ofrecen una multitud de experiencias sensoriales, como las que se citan a continuación:

- Efectos de luz (Ej. tubos de burbujas, fibras ópticas, etc.)

- Variedad de sonidos

- Aromas estimulantes

- Experiencias táctiles

- Masaje y vibración

- Diferentes y numerosas actividades

- Oportunidades para fomentar la interacción y la participación

IMG_3720IMG_3721 IMG_3725IMG_3723

IMG_3724unnamed

IMG_3722

El  objetivo  principal de esta sala es: La mejora de la calidad de vida de los usuarios en general, retrasando procesos de empeoramiento de las capacidades  cognitivas y  estimulando  multisensorialmente en un ambiente relajado y positivo.

Es importante realizar estas sesiones de manera individualizada para conseguir el máximo efecto en el usuario y que la experiencia le dote de confianza y relajación evitando a toda costa cualquier estímulo negativo para él. Ya que cada persona es diferente y se encuentra afectada de manera distinta.

En cuanto a los beneficios para los usuarios  podemos citar muchos de ellos como:  la mejora de la psicomotricidad  fina, estimulación del sentido del olfato, vista, tacto, lenguaje, oído, coordinación, todo esto lleva al bienestar del usuario. La relajación que se experimenta y la reactivación de conexiones en el cerebro, favorece la integración con el grupo, las capacidades de conducta y emocionales.

Os iremos contando con ilusión nuestro trabajo en este ámbito.

Mónica Sellés Rodríguez

 (T.A.S.O.C Residencia Geriátrica El Paular S.L)

 

El fútbol, la terapia de reminiscencia y el alzheimer

Hoy nos hemos encontrado con este interesante artículo en el periódico La Vanguardia, se trata de un proyecto piloto impulsado por el Instituto de Envejecimiento de la UAB y la Federación Española de Asociaciones de Futbolistas de Veteranos , en el que participan exjugadores y aficionados mayores con deterioro cognitivo.

El proyecto Memoria del Fútbol arrancó en 2008 en Escocia, con resultados muy positivos. Es España se va a realizar una primera experiencia piloto en Barcelona, Bilbao y Valencia, utilizándo para ello la terapia de la reminiscencia.

Esta terapia se basa en contenidos de fútbol y se trabaja con fotos, vídeos u objetos que “sirven para estimular buenos recuerdos de tiempos pasados y compartidos, mejorando así la autoestima, promoviendo la identidad individual y colectiva y, en definitiva, mejorando el estado de ánimo y creando un espacio de bienestar compartido” entre personas que sufren una misma situación pero que “también comparten un pasado lleno de buenos recuerdos”.

Interesante,  ¿verdad?,  a nosotros sí nos lo parece, os dejamos el enlace a la noticia completa.



http://bit.ly/123FP6M


Ellas, nuestras abuelitas trabajadoras.


8 de Marzo: DÍA DE LA MUJER TRABAJADORA

La celebración del día internacional de la mujer trabajadora ha sido el tema de conversación en la residencia El Paular esta última semana. Nuestras residentes han querido contar su experiencia, su día a día laboral hace unos años, recordando y dando luz a historias de vida excepcionales. 


¡Las compartimos con vosotros!. 

- Josefina B. (88 años) empezó a trabajar muy joven, pues con 15-14 años su vecina la enseñó en el oficio de la costura; fue sastresa. Al preguntarle por su trabajo cuenta que cosía ropa de hombre, primero como civil y posteriormente, durante la guerra, en el ejército. Durante esta última etapa hacía trajes para los militares.


- Carmen C. (79 años) no recuerda muy bien su profesión, pero lo que sí dice es que de jovencita tuvo que limpiar las casas de otras personas.


- Fuensanta (84 años) también es otra de nuestras mujeres trabajadoras, ya que al faltar su padre siendo ella una niña no le quedó más remedio que ponerse a trabajar…eran 8 hermanos!. Desde muy pequeña tuvo que fregar suelos para llevar algo de dinero a casa; posteriormente entró a trabajar con los dueños de una panadería, cuidando de sus hijos y de la casa. En la panadería aprendió a hacer un poco de todo, incluso a coser.



- María R. (88 años) fue maestra en el Colegio Virgen del Pilar de Murcia durante unos 5 o 6 años; daba clases a niños de hasta 9 años. Según dice no le gustaba mucho este trabajo, por lo que al casarse lo dejó para dedicarse a las tareas del hogar.


- Rosa (88 años) cuenta que sus padres tenían una tienda de comestibles y que desde muy jovencita empezó a echarles una mano. Al mismo tiempo que les ayudaba en la tienda cuidaba de la casa y al casarse pasó a cuidar de su propio hogar.


- Enriqueta (67 años) ha sido peluquera y regentaba una peluquería de su propiedad en Finestrat. Al preguntarle que hacía nos cuenta que peinaba, ponía tintes, hacía permanentes, etc. Comenta que su peluquería funcionaba muy bien, teniendo clientes que iban desde Benidorm.


- Mercedes (86 años) trabajó en la fábrica de cintas que había hace años en Alicante; allí hacían lazos, cordones… Tiene buenos recuerdos de aquella época.

- María F. (80 años) cuenta que ella tuvo que trabajar en el campo recogiendo almendra, pelándola, limpiándola… Una vez casada se dedicó a las tareas del hogar.

- Gloria (82 años) estuvo un tiempo trabajando con sus padres en el campo, pero pronto tuvo que marcharse a Alemania a trabajar en una fábrica de medias; allí estuvo 17 años. Cuando regresó a España, ya casada, montó una bodega con su marido.


- Ramona (85 años) ha sido ama de casa, se dedicaba a las tareas del hogar y a cuidar de sus hijos.



- Laura (74 años) ha trabajado como oficinista, primero en un negocio familiar y posteriormente en una empresa de automóviles. En este último trabajo hacía de todo, incluso vender coches.


- Natalia (89 años) tuvo que cuidar de sus hermanos durante la guerra, eran 6 hermanos y no fue una época buena. Más tarde, ya casada, se dedicó a las tareas de su casa.


- María D.(89 años) ha trabajado mucho a lo largo de su vida, pues su padre faltó en la guerra y tenía que ayudar en la economía familiar. De jovencita fue modista, hasta poco antes de acabar la guerra que empezó a trabajar en el tranvía como cobradora. Posteriormente estuvo en comedores de auxilio social. También ha trabajado en la fábrica de caramelos “El Monaguillo” y una vez casada en una fábrica de cacahuetes y almendras.



Testimonios de nuestros abuelitos sobre la terapia con perros en El Paular

Ya hace un tiempo que empezamos atrabajar con Nacha y Blue, los perros de terapia del Centro Canino Ngorong.Para ser exactos, comenzamos el 21 de Abril con nuestros residentes másasistidos y viendo los resultados obtenidos, el 16 de Junio pasamos también atrabajar con las personas con un deterioro leve, moderado o sin ningún tipo dedeterioro y/o demencia.


Cumplidos ya los 6 meses, hemosdecidido preguntar a nuestros residentes qué les parece este tipo de terapia, qué perro les gusta más o cuál ha sidola actividad en la que más han disfrutado, entre otras cosas.




Laura dice que le gustan ambos perros,tanto Nacha como Blue; la primera le gusta por lo bonita que es y el segundoporque es muy gracioso. Ella siempre les pone agua cuando acaban la actividad,ya sea con ellos o con los residentes asistidos, y esto le encanta. En cuanto alas actividades que han hecho, la que más le ha gustado ha sido la del bingo,aunque también le gusta cuando le tiran cosas y van a por ellas. Mientrasestamos hablando no para de decir que son muy cariñosos, que le encantan y queson muy dóciles y buenos.

Josefina comenta que son animalesencantadores y al igual que a Laura, también le gustan ambos perros; le encantaacariciarlos y lanzarles cosas. Dice que son muy bonitos y que le gusta el pelo de lana que tiene Nacha.

A María F. le gusta más Blue, pues dice que es más gracioso. De todaslas actividades que hemos hecho cuenta que no puede decidirse por ningunaporque todas le han gustado por igual. Le encantan los perros, de hecho ellatenía dos, Moro y Mulata.

A Carmen C. también le gusta más Blue, es más pequeño y lo puedetocar mejor. Le encanta darles de comer porque según nos dice le da pena quetrabajen tanto y no coman nada. Al igual que María ha tenido perros en su chaletde San Vicente.

MaríaR. coincide conMaría F. y Carmen C., a ella también le gusta más Blue. En cuanto a lasactividades que hemos hecho dice no poder decidirse, todas le han gustado y dehecho no se ha perdido ninguna de las que hemos hecho.

A Rosario S. le encantan ambos perros, dice que son muy bonitos y queno podría decidirse por ninguno de los dos. Desde que se decidió a venir a lassesiones ya no ha faltado a ninguna, pues le encantan.

PacoL. nos dice con unasonrisa pícara que le encantan todos los perros y, como no, su dueña. Laactividad que más le ha gustado, por supuesto, es la del baile, pues bailó conDori (terapeuta) varias piezas de Manolo Escobar.

A Enriqueta le causan un poco de respeto los perros, pero una vez quelos toca ya se relaja y participa en todas las actividades. Ayuda muchísimo,tanto en la actividad como a sus compañeras/os y esto es lo que más le gusta.

Fuensanta no puede decidirse, le gustan ambosperros y le han encantado todas las actividades en las que ha participado,aunque al principio le costó un poco acudir a las actividades.
A Cristina le gustan ambos perros, pues dice que son muy bonitos,hermosos y que están muy bien cuidados y atendidos; son alegres y saben hacermuchas filigranas.