Archivo de la categoría: naturaleza

Manzanilla, miel, aloe vera,…remedios de siempre y plantas medicinales.

    En honor a Federico, al que le encantan estos temas, cada cierto tiempo hablamos de plantas y frutos que tienen poder curativo y que utilizamos para poner remedio a determinados males comunes. Compartimos y difundimos los remedios naturales de los mayores de la Residencia El Paular.


- Aloe Vera: se utiliza para quemaduras, aliviando el dolor, disminuyendo la inflamación, previniendo la ulceración y acelerando la cicatrización; también para traumatismos y cortes, aliviando rápidamente el dolor en golpes, luxaciones, esguinces, dolores musculares, reumáticos y artríticos; en picores por cualquier causa: intoxicación por alimentos o medicinas, varicela, sarampión, picaduras de insectos o medusas; acné, psoriasis, úlceras en las piernas; quita las manchas de la piel; etc.                                           

Según nos dice Federico, lo podemos encontrar en los jardines de la Residencia.

- Manzanilla: se toma frecuentemente en té, teniendo un agradable sabor y se puede beber de tres a cuatro veces al día entre las comidas. Se utiliza para afecciones hepáticas, excesos alimenticios, facilita la expulsión de gases, ayuda calmando los dolores articulares, actúa sobre el nerviosismo, especialmente si afecta al aparato digestivo (nervios al estómago), reduce las reacciones alérgicas y cicatrices en la piel, mejora los síntomas físicos de la depresión, dolor en la menstruación, actúa en dolores de cabeza causados por tensión e insomnio y baja la fiebre.


Nuestros residentes la toman en infusión casi todas las tardes o más frecuentemente cuando se encuentran algo indispuestos.



- Valeriana: Se utiliza en estados de nerviosismo, insomnio, ansiedad, depresión, estrés, vértigos, asma nerviosa, histeria, espasmos, palpitaciones causadas por estados de ansiedad, agotamiento intelectual, agotamiento nervioso, irritabilidad, migrañas y jaquecas. También en trastornos cardíacos o digestivos de origen nervioso. Se dice que esta planta es la más importante de todas las que poseen propiedades sedantes del sistema nervioso, de los órganos digestivos y de otros que son regulados por el sistema neurovegetativo.


La toman en la residencia cuando están algo nerviosos o no pueden dormir bien y quieren algo natural.

  …….Y así podríamos continuar, con multitud de plantas medicinales, pero ellos también tienen algo que decir con respecto a este tema. Y es que los remedios caseros son los de toda la vida…

  Cuando nos levantamos con los ojos irritados o con muchas legañas los lavamos con un poco de manzanilla tibia.


  Si nos pica una avispa nos tenemos que poner un poco de barro o frotar la picadura con amoniaco.


  En estos días de exceso bebemos un poco más de la cuenta y nuestros residentes recomiendan tomar un café bien amargo u oler amoniaco para que se nos pase la resaca.


  También solemos comer mucho, así que debemos tomar sal de fruta, bicarbonato con limón o cualquiera de las siguientes infusiones: manzanilla, poleo, anís estrellado…


  Si hemos pasado mala noche y nos falta energía, lo más adecuado es un café bien cargadito.


  Cuando estamos nerviosos por algo tenemos que tomar una o dos pastillas de valeriana o una infusión de tila o valeriana, que también está en té.


  Que nos hemos resfriado, pues lo mejor es beber un vaso de leche con miel antes de acostarnos o hacer vahos de eucalipto o menta si no podemos respirar.

  Si lo que tenemos es mucha tos, las pastillas “Juanola” o el regaliz son buenos aliados; también la calma una cebolla partida en la habitación mientras dormimos.


Estos son los remedios y los consejos de los residentes de El Paular :) )


Con el frío nuestros recuerdos se vuelven refranes

Hoy, con el fresquito de la tarde hemos estado recordando algunos refranes que hacen referencia a las estaciones de otoño e invierno y a los días de Navidad, no olvidando tampoco el clima típico de esta época del año. 

 Otoño
Tan malo es para los niños el verano, como el otoño para el anciano.

Per tots sants guarda el abanico i trau els guants.


Otoño presente, invierno en la acera de enfrente.


 

Invierno:


En enero se hiela el caldo en el puchero.


Febrerito el corto, un día peor que otro.


Cuando en febrero caliente estás, en Semana Santa tiritarás.


En febrero busca la sombra el perro y el cochino el bañaero.


No lloviendo en enero, ni buenos prados ni buen centeno.

 

 

 Navidad:


Navidad en el fogón, Semana Santa el sol.


La Nochebuena y la Santa, debajo de la manta.

 

  El clima:


Una buena capa todo lo tapa.


Vaya yo caliente y ríase la gente.


Cuando la vieja duerme, lluvia viene.


 

 

  Cajón de sastre:


A quien buen árbol se arrima, buena sombra le cobija.


En mayo planté y sin trigo me quedé.


El limón y la miel casan muy bien.


¡FELIZ PUENTE!