Archivo de la categoría: Sin categoría

El rincon literario de El Paular: El primer poema

En 1958 Emilio escribió su primer poema, un romántico compendio de palabras y sentimientos que a continuación compartimos con vosotros.

Cuando te encuentres triste

y del mundo 

te alejes un instante,

eleva tus ojos al cielo

y recuerda

que en la tierra

tienes un amante, 

que prendado 

de tus ojos bellos,

de tu figura indomable,

silencioso reza al cielo,

para que tú,

también le ames.

Emilio Antonio Pérez Más (72 años)
Poeta.
Residente de El Paular.

 

 

Un Himno para El Paular

El pasado sábado, 21 de julio,  se estrenó en la casa de cultura de El Campello el Himno “Residencia El Paular” compuesto por D.Luis Giner Linares, conocido compositor alicantino. La pieza fue interpretada por la Coral de la Asociación de Mayores de El Campello, dirigida por D. Hector Plácido Giner.

Al finalizar el acto, Fernando Crespo, gerente de El Paular, en presencia del alcalde de El Campello D. Juan José Berenguer, hizo entrega de dos placas conmemorativas de este entrañable acto en agradecimiento a la Coral de Mayores de El Campello y al compositor D. Luis Giner.

Os pasamos los  vídeos, esperamos que os guste ;)
 

La carta a los Reyes Mayos de nuestros abuelitos

Qué piden nuestros “abuelitos” a los Reyes Magos…


Rosario S. comenta que como el mundo está muy “rebolicao”, pues que ella quiere que mejore la situación y se arreglen todos estos problemas que tenemos.
Enriqueta sólo quiere que le den salud, que estando bien ya no se necesita nada más en esta vida. ¿No tiene toda la razón del mundo?
Federico pide paz, felicidad y bien para todo el mundo, conocidos y no conocidos.
María D. les pide mejorar su estado de salud, que últimamente le está dando algunos “disgustillos”. Por supuesto también quiere salud para su familia, sobre todo para su hijo.
Paco L. dice que él quiere ilusión, esperanza y alegría para todo el mundo; que las personas que más tienen den un poco a las que están más necesitadas. Qué razón tiene…
Carmen C. pide salud dinero y amor… como la canción.
Rosario B. dice que ella sólo pide salud, que es lo más importante, estar bien uno mismo y la familia.
Rosa, nuestra más reciente residente, entre risas dice que ella querría todo lo que le pudieran dar, entre otras cosas un coche y un compañero. ¡Ahí queda eso!
Mercedes pide estar bien con su familia, que al fin y al cabo son lo más importante para ella.
José María se pone serio y dice: “Yo quiero pedir bienestar, paz y tranquilidad”. Todo un caballero…
María R. quiere pedir por los niños de África, pues considera que los demás ya tenemos de todo. También quisiera algo para ella, como es normal… estar más con su familia.
Laura dice que está muy a gusto en la Residencia porque la tratan muy bien, pero que ella pediría estar en su casa como años atrás. Y puestos a pedir… le encantaría mejorar de las piernas, pues a pesar de poder caminar gracias a la rehabilitación, ella quisiera no sentir dolor y poder desenvolverse mejor.
Josefina quiere salud para sus hijos y familiares. Pide también que cuando se tenga que ir este viaje sea corto y que no sienta nada malo.
María F. pide salud para toda su familia y amigas y… como no, para ella misma.
Gloria, al igual que María, quiere principalmente salud, que lo demás no es tan importante según dice.
Susana, nuestra residente más joven, quisiera una muñeca nueva.
Y finalmente Ana Mª, entre risas, pide mucha salud.

FELICES REYES desde El Paular (Alicante)


Un menú navideño a base de recuerdos. Las propuestas de nuestros abuelitos.


El menú de Navidad de estas pasadas fiestas fué elaborado por nuestros residentes. Para hacerlo nos basamos en lo que solían comer ellos cuando estaban en sus casas.

Rita, Cristina y María Domenech coinciden en el primer plato: sopa cubierta.

Rosario Salinas y Federico tomaban cocido con pelotas.
Ramona nos cuenta que en su casa comían a base de marisco.

De segundo plato todos coinciden, salvo Ramona, ya que tomaban lo que quedaba del cocido o los ingredientes con los que habían hecho la sopa.

Por supuesto, en ninguna casa faltaba la ensalada, cada una con su toque personal pero con más o menos los mismos ingredientes: apio, rabanitos, tomate, escarola, lechuga, huevo duro, espárragos…

Para finalizar el postre. María Domenech nos dice que ella tomaba fruta, turrón y pastas caseras. Cristina comía uva, melón o postre ligero, que es un plato típico de Callosa del Segura.



Con todo esto, se elaboró el siguiente menú para el día de Navidad:

1er plato:

 Sopa cubierta. Esta sopa se hace con menudillos, higaditos y yemitas. Es un caldo de ave con fideos a los que luego se le echan rebanaditas de pan tostado. Rita, Cristina y María D. son las que nos aportan la receta.

2º plato:

 Cocido. Son los garbanzos, la patata, el apio, el pollo, etc. con el que se ha hecho el caldo para la sopa anterior o para un caldo con pelotas. Cristina, Federico y Rosario comentan este plato.

3er plato:

 Ensalada. Contiene apio, tomate, rabanitos, huevo duro, lechuga, escarola, espárragos, etc. Esta receta se hace entre todos los miembros del grupo.

Postre:

 Distintos tipos de fruta, a gusto del consumidor. Turrón, pastas caseras (mantecados, roscos de anís y de vino…) y algún que otro postre típico de la tierra. Esta es una propuesta del grupo.

¡FELICES FIESTAS!

Terapia asistida con animales

Hace poco hemos empezado a utilizar en El Paular la terapia asistida con perros. De momento estamos trabajando con residentes que tienen algún tipo de demencia (alzheimer, vascular, senil…) y aunque en un principio no sabíamos como iba a responder este grupo de personas debido al avanzado deterioro cognitivo que presentan, el resultado está siendo tan satisfactorio que viendo lo obtenido en tan breve espacio de tiempo ya estamos pensando en lo beneficioso que podría ser también para el resto de usuarios, que presentan un envejecimiento normal o un deterioro cognitivo leve – moderado.

En cada sesión, que dura aproximadamente una hora, están presentes la terapeuta y la psicóloga del centro; la primera dirige las actividades mientras que la psicóloga sirve de apoyo. Trabajamos con un total de 9 – 10 personas, pues es importante que los grupos no sean muy numerosos. Colocamos a los residentes de manera que el perro pueda moverse sin dificultad para realizar los distintos ejercicios y comenzamos trabajando cada actividad de manera individual; posteriormente, y dependiendo de cómo se encuentren, se hace algún ejercicio por parejas o grupalmente.

La terapeuta se detiene un poco más en aquellos residentes que se muestran más receptivos y menos en los que presentan algún tipo de resistencia o no están colaboradores ese día. Cada sesión es diferente y se trabajan cosas distintas, pero en todo momento dependemos de su estado de ánimo, que suele variar de una semana a otra. El perro se porta estupendamente y aunque en un principio les impresionaba un poco su tamaño, tras varias sesiones esto ya no les supone ningún problema; le han tocado las orejas, la cola y lo han acariciado por todas partes.

La primera sesión es de toma de contacto y en ella se puede observar la reacción que tiene cada residente hacia el animal, es decir si les gusta o les asusta o no es de su agrado, puesto que la mayoría son personas que han perdido la capacidad de expresarse mediante el lenguaje.

En El Paular recordamos especialmente esta primera sesión, en la cual se presentó la perra a los residentes y se les dijo su nombre. Nacha se les fue acercando progresivamente, intentando que la tocasen y/o acariciasen; hubo reacciones de todo tipo (nerviosismo, alegría, rechazo,…). Como conclusión decir que todo lo que expresaban sus ojos fue suficiente para saber que la terapia les había estimulado.Posteriormente hemos trabajado distintos ejercicios, pues como ya hemos comentado, cada sesión es un poco diferente a la anterior, la terapeuta va añadiendo ejercicios o actividades según va viendo como está el grupo.

Por ejemplo, en otra sesión se les facilitó una bolsa con diferentes tipos de galletas y pelotas de tenis, cada una de un color distinto. Siempre de manera individual se les pedía que cogieran una galleta de un color determinado, si tenían mucha dificultad se les enseñaba la galleta y se les pedía que cogieran una exactamente igual. Una vez que la sacaban eran ellos mismos los que se la daban al perro. Con las pelotas, que también tenían que cogerlas según su color, se les pidió que las lanzasen para que el perro fuese a por ellas.

A partir de la tercera sesión se avanza en el tipo de ejercicios, pues ya se les ha pide que cepillen al perro, montan un aro de diferentes colores e incluso lo sujetan para que el animal lo salte por dentro. Dado que son personas con demencias bastante avanzadas no se les puede preguntar lo que les parece este tipo de terapia, por lo que nos tenemos que basar en lo que vamos observando. La expresión de sus caras, la mirada, las sonrisas, la distancia a la que nos dejan aproximar al perro o cuanto y como tocan al animal, entre otras cosas, es lo que nos hace saber si vamos o no por buen camino. Se trabajan muchísimas capacidades, como la motricidad fina y gruesa, la coordinación óculo – manual, la estimulación sensorial, la comunicación y expresión verbal y no verbal, las habilidades sociales, la fuerza y resistencia, la memoria a corto y largo plazo y la canalización de la ansiedad y agresividad de forma positiva.

Con pocas sesiones ya se nota una evolución o mejoría en la actitud del grupo. Están más confiados, más relajados, reconocen al animal y no les da miedo; cada vez lo tocan más. Como significativo comentar el caso de una residente que el primer día se mostraba bastante desconfiada, quería tocarlo pero parecía sentir un poco de miedo; la terapeuta fue muy poco a poco y pudimos comprobar que no era miedo lo que sentía sino una mezcla de emociones que no podía o no sabía contener. En la última sesión no ha dejado de tocarlo cada vez que se le ha acercado, siempre con una sonrisa en los labios. La evolución está siendo rápida y positiva; la estimulación que reciben en una hora es sorprendente. En El Paular estamos encantados con la terapia asistida con animales.

Remedios naturales para los males de esta época

Resfriado, dolor de garganta, tos, indigestión…para todo hay remedio, los mejores consejos de nuestros sabios abuelitos, ahi van…
Para el resfriado: se recomienda tomar leche caliente con miel o limón con miel; se aconseja dormir con una bolsa de agua caliente para no pasar frío; son buenos los vapores de eucalipto; y por último, una hierba muy recomendada para este mal es la hierbabuena.

Para el dolor de garganta: al igual que en el resfriado, es muy buena la leche caliente con miel; también es aconsejable hacer gargaras de limón; un remedio muy casero es el poner un pañuelo al cuello con papel de estraza con azúcar y aceite calientes; por último, las hierbas más recomendadas son el malvavisco para hacer gargaras con agua y el tomillo serranito.

Para la tos: para calmar este molesto mal se recomienda el regaliz y, por supuesto, las pastillas “Juanolas”; otro remedio sería el limón con bicarbonato, las cataplasmas de harina linaza o una cebolla abierta en la habitación.

Venimos de una época en la que hay muchos días de celebraciones, se come y se
bebe considerablemente, así que hemos pensado añadir otros remedios caseros…

Para la indigestión: de siempre está la sal de fruta, una cucharadita en un vaso de agua; parecido a lo anterior tenemos el bicarbonato con limón; y por supuesto agua con limón.

Para el dolor de barriga: depende de la causa se pueden tomar diferentes hierbas: poleo menta, manzanilla, tila, anís estrellado o laurel; el apio también es aconsejable.

Para “purgarse”: en nuestra época esto ya no se hace, pero hace tiempo era muy habitual y para ello se utilizaba el agua carabaña o el aceite de recino.

Si lo que nos pasa es lo contrario a un atracón, es decir, que no tenemos apetito…
Para abrir el apetito: es recomendable tomar una cucharadita de vino de quina o de aceite de hígado de bacalao; por supuesto, el ejercicio favorece el hambre.

Refranero El Paular

Ahí van unos cuantos refranes comentados en el grupo y que hacen referencia a la estación que acabamos de terminar, en la que estamos ahora mismo y los días de Navidad, no olvidando tampoco el clima típico de esta época del año.

Otoño:

Tan malo es para los niños el verano, como el otoño para el anciano.

Per tots sants guarda el abanico i trau els guants.

Otoño presente, invierno en la acera de enfrente.

Invierno:

En enero se hiela el caldo en el puchero.

Febrerito el corto, un día peor que otro.

Cuando en febrero caliente estás, en Semana Santa tiritarás.

En febrero busca la sombra el perro y el cochino el bañaero.

No lloviendo en enero, ni buenos prados ni buen centeno.

Navidad:

Navidad en el fogón, Semana Santa el sol.

La Noche Buena y la Santa, debajo de la manta.

El clima:

Una buena capa todo lo tapa.

Vaya yo caliente y ríase la gente.

Cuando la vieja duerme, lluvia viene.

¿Qué podemos hacer en los días de frío y lluvia?

Nuestros residentes, volviendo la mirada atrás, nos cuentan que hacían ellos en los días de frío y lluvia mientras estaban en casa, pues cuando hay que trabajar… ¡pensamos que todos hacemos lo mismo!

Cuando hacía mucho frío se asaban castañas y se cocían boniatos y se sentaban alrededor del brasero.

Una alternativa a las castañas y boniatos eran “les farinetes”, que se comían con arrope y tallaetes.

En esos días fríos parece que apetecía comer, por lo que también asaban patatas en las brasas del fuego con manteca de cerdo.

Por supuesto, no sólo apetecía comer, así que no venía nada mal un buen vaso de vino, que calentaba al instante.

Para el que no le gustaba el vino, no había (ni hay) nada mejor que un tazón de leche muy caliente con un poquito de miel.

Y no todo va a ser comer y beber, para “matar” el mal tiempo se jugaba al parchís, a la oca, a las cartas o incluso a la lotería.

Por último, si hay algo en lo que todos coinciden es en el brasero, ese gran invento que hoy en día ha quedado en desuso. Todos recuerdan la mesa camilla, con sus faldones y el calor que desprendía. Pero no sólo servía para calentar, pues echando en él una corteza de limón o naranja se perfumaba la casa.

Adivinanzas as desde “El Paular”

Nuestros residentes, haciendo honor a su sabiduría y buena memoria, nos ofrecen una serie de adivinanzas que han ido guardando en el baúl de sus recuerdos hasta el día de hoy…

Somos dos hermanitas
muy hermanadas
con los ojos delante
y la boca detrás
(las tijeras)… Cristina

Dos hermanitas son
una va a misa y otra no
(vino y vinagre)… Cristina

Dos biris biris
dos baras baras
un sacudidor de moscas
y cuatro bengalas
(el toro)… Mario

Dos hermanitos son
que abren los ojitos
cuando viejitos son
(los zapatos)… Cristina

Verde fue mi nacimiento
seca mi mocedad
ahora me visten de blanco
para llevarme a enterrar
(el tabaco)… Federico

En el campo me crié
cubierta de verdes lazos
aquel que llora por mi
es el que me hace pedazos
(la cebolla)… Cristina

Pobrecito, pobrecito
siempre andando,
siempre andando
y nunca te mueves del sitio
(el reloj)… María D.

Dos madres y dos hijas
van a misa con tres mantelinas
(dos madres y una nieta)… Mario